Auditorio Municipal de Chantada. Concierto – homenaje.

Hacía bastante tiempo que no os hablaba sobre los sitios donde he dado conciertos de música de cámara, por eso he pensado que esta vez me gustaría hablaros no sólo de la sala, sino también del concierto. Porque no todos los días uno tiene la oportunidad de formar parte de un concierto tan emotivo y especial.

Esta vez me remonto a finales de verano, cuando viajé hasta el llamado corazón de Galicia, a Chantada, en la provincia de Lugo. Una localidad cercana a la Ribeira Sacra, que es probablemente mi enclave natural favorito dentro de esta comunidad.

Fue un concierto muy especial, porque se concibió como homenaje al arquitecto y pintor Manuel Jorge, natural de Chantada, quien exponía su obra por primera vez en su tierra natal.

Manuel Jorge tuvo que dejar su pueblo cuando comenzó sus estudios de arquitectura. Tras finalizarlos, su profesión y el transcurso de la vida lo llevó lejos de su tierra. Por esa razón esta primera exposición en Chantada era tan importante para todos.

Para dotarle de una mayor solemnidad al evento, se decidió organizar un concierto el día que se abría la exposición, en uno de los dos edificios en los que se expondría su obra, en el ‘auditorio municipal’ de Chantada. Para ello llamaron a 3 sobrinos suyos, 3 hermanos músicos que tuvieron la gran idea de conectar la música con la obra de su tío y decidieron acompañar las obras que se interpretaron durante el concierto, con diapositivas de los cuadros y edificios de Manuel Jorge.

Tuve la suerte de participar en este concierto – homenaje como integrante del Duo Stellae, cuyo pianista Manuel López Jorge es uno de sus sobrinos.

Chantada_Blog.jpeg

El auditorio se encuentra en la parte alta de una plaza, junto a una de las calles principales de la localidad.

Al principio, cuando te acercas al edificio, lo que más llama la atención es la fachada, toda de cristal, que destaca mucho entre los edificios que se encuentran alrededor de la plaza.

Una vez entras al edificio, sorprende la luminosidad y el espacio de los pasillos con paredes completamente blancas, cuya función de corredor se mimetiza con la de sala de exposiciones. La distribución interna de esta primera planta es bastante etérea, carente de puertas, al igual que la planta superior, a la que se accede por unas escaleras, cuya pared resulta ser el auditiorio y actúan a su vez de acceso al mismo.

Las paredes blancas resultaron ser perfectas para exponer la obra de Manuel Jorge, ya que ayudaba a que sus coloridos cuadros resaltaran aún más y permitía por lo tanto disfrutar contemplándolos sin interferencias.

De esta forma, volvía a conectarse la exposición con el concierto, ya que para acceder al auditiorio había que recorrer primeramente esta planta a pie de calle donde se encontraban parte se sus obras.

El acceso al auditorio se encuentra en las escaleras, tanto a mitad, como al final, en la segunda planta. Una vez entras, descubres un espacio de unas dimensiones amplias, con 266 butacas distribuídas en forma de cuesta, desembocando en un encantador escenario de madera de planta entera, cuya pared no es otra que la cristalera que tanto llama la atencón desde la plaza.

Las instalaciones están bastante equipadas, con una sala de control en la parte de arriba desde donde podíamos controlar las diapositivas. Durante el concierto, para que las imágenes cobraran el protagonismo que se merecían, se tapó la cristalera con una tupida cortina negra, que impedía que entrase la luz exterior.

Gracias a eso, se consiguió crear una atmósfera idónea para el concierto, con sólo una leve iluminación para los músicos, que no afectaba a la visibilidad de las imágenes que se iban sucediendo unas a otras en la gran pantalla que había detrás de los músicos.

Luís López Jorge (violín) & Javier López Jorge (piano)

 

Así como otras veces suelo comentaros las características del piano que nos encontramos en las salas, esta vez cabe decir que el piano estaba en perfectas condiciones, pero que hubo que alquilarlo, ya que de momento el auditorio no cuenta con uno propio.

Nosotros tenemos la costumbre se hablar en cada concierto que hacemos, porque nos gusta introducir un poco lo que vamos a tocar y de esta manera, rompemos la barrera que a veces se crea entre oyente e intérprete, y nos acercamos un poco al público.

Esta vez volvimos a hacerlo, no sólo porque nos guste, sino también porque de esta forma se daba continuidad a esta cercanía y familiaridad del evento. Debido a las dimensiones del auditorio y a que el aforo estaba completo, esta vez tuvimos que utilizar megafonía, ya que si no hubiera sido complicado que todo el mundo nos escuchara. De nuevo, esto no supuso singún problema, ya que el auditorio disponía de micrófonos y megafonía.

Para finalizar, me gustaría contaros uno de los momentos más emotivos y participativos del evento. Supuso una grata sorpresa para todos los asistentes y organizadores y cómo no, para Manuel Jorge.

Tras el concierto, tuvo lugar el homenaje en el cual el ayuntamiento obsequió un recuerdo de Chantada al artista. Todos pensábamos que todo había acabado, cuando de repente tras el escenario, comenzaron a sonar las gaitas y el tamboril.

Los músicos no eran otros que los hermanos López Jorge, (Manuel, Javier y Luís) quienes quisieron hacer todavía más cercano el evento tocando la ‘muñeira de Chantada’. El público primero reaccionó con sonidos de sorpresa e ilusión, pero instantes después el auditorio se puso en pié y empezó a tararear y aplaudir al ritmo de la música. Fue quizá el momento más emotivo de la velada. Un gran broche final a este homenaje a Manuel Jorge, donde las artes, pintura, arquitectura y música, se entremezclaron en sintonía.

Duo Stellae

 

Para más información sobre el artista Manuel Jorge, podéis visitar la web de su fundación: www.fundacionmanueljorge.org

 


 

Y tú, ¿Has participado alguna vez en un concierto-homenaje?


Anímate y comenta tus opiniones sobre el post.

Y si te ha gustado, ¡no dudes en compartirlo en las redes sociales!

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada nueva entrada del blog, también puedes subscribirte por email.

O si prefieres recibir la Newsletter cada mes, envíame un email a través de la página de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *