El respeto en la música de cámara

respeto


Una de las partes más enriquecedoras pero a veces más peligrosa de la música de cámara, es que cada grupo está formado por un número reducido de personas.

Es enriquecedor porque este trato tan cercano con otros músicos te permite aprender mucho más de cada uno de ellos y de forma más directa.

Pero claro, en el momento en el que tienes que trabajar a menudo con las mismas personas esto puede convertirse en algo peligroso. Y es que al fin y al cabo no somos más que seres humanos y como en todas las relaciones hay que saber siempre tratar a la persona que tienes delante para evitar roces, malentendidos e incluso discusiones y peleas.

Esto quiere decir que hay que ser en todo momento una persona educada y en definitiva, no tratar a nadie como no te gustaría que te trataran a ti.

Y te preguntarás, ¿Pero qué tiene que ver el respeto con la música de cámara?, ¿Es que va a hacer que un grupo suene mejor?

Obviamente, no tiene por qué influir en el resultado. Bien sabido es que durante los ensayos del Amadeus Quartet sus miembros solían discutir ferozmente, pero cualquiera que los escuchara no podría siquiera imaginarlo.

Ahora bien, aunque haya casos en los que los músicos consiguen entenderse musicalmente pese a su turbulenta relación personal durante los ensayos, lo cierto es que una mala actitud hacia el resto de compañeros ensayo tras ensayo, puede acabar destruyendo un grupo de música de cámara.

Entonces, ¿De qué manera podríamos evitar faltar al respeto a nuestros compañeros para así mantener un buen ambiente de trabajo durante los ensayos?

Estudiar

¡Sí, estudia! Aunque muchas veces tu parte resulte sencilla y creas que eres capaz de leerla a primera vista durante el primer ensayo, siempre es mejor estudiarla antes.

También, aparte de estudiar con el instrumento, escucha la obra con la partitura general y piensa cómo te gustaría interpretar la obra.

Puntualidad

¿Nunca te ha pasado que alguien haya llegado tarde al ensayo y hayáis acabado haciendo un ensayo más corto de lo que pensabais?

No pasa nada si esto ocurre en contadas ocasiones, pero puede llegar a ser un problema cuando se convierte en una costumbre.

A mí en una ocasión me tocó trabajar con una persona que tenía por costumbre llegar a los ensayos como mínimo 15 o 20 minutos tarde. ¡Pero imaginaros con qué cara le recibimos el día que se retrasó una hora! Todavía recuerdo la tensión y el mal ambiente que tuvimos durante el ensayo.

Y es que el tiempo es valioso para todos.

Buenas formas

Te aseguro que a nadie le gusta escuchar una lista de sus fallos y aún menos si hay gente delante. Así que hay que intentar evitar atacar directamente a un compañero durante un ensayo. Si hay algo que no funciona evidentemente que hay que trabajarlo, pero en algunas ocasiones personalizar los problemas puede convertirse en la forma menos eficiente de solucionarlos.

Sugiere formas de trabajo, cambios en la manera de interpretar, pero nunca le digas a un compañero que “no sabe”, ni tampoco lo ofendas con comentarios bruscos e hirientes.

Ser activo

¿Hay algo que no te convence?, ¿Te gustaría tocar un pasaje con otro color u otra articulación?

¡Entonces proponlo!

No hay nada peor que ver cómo alguien permanece callado durante todo un ensayo y simplemente se dedica a tocar.

Tan importante es tocar como opinar para crear una interpretación grupal en la que todos hayamos puesto nuestro granito de arena. Esto ayudará a sentirnos parte de ello.

Escuchar

En música de cámara no sólo tenemos que escuchar constantemente las voces de todos los instrumentos con los que tocamos, sino que también hay que escuchar las opiniones y sugerencias de todos los músicos.

Por disparatada que te parezca una idea, hay que escucharla, pensarla antes de juzgarla y, por qué no, probarla sin prejuicios antes de rechazarla.

Así como ningún instrumento es más importante que el otro, las opiniones de un músico tampoco deben serlo.

Agradecer

Todos nos hemos encontrado alguna vez en la situación de formar un grupo para tocar en el examen de un compañero o en la de cubrir a alguien en un concierto a última hora porque se ha puesto enfermo o le ha surgido algún imprevisto.

En estos casos y aunque pueda parecernos obvio, hay que dar las gracias a quien nos ayuda.

Respeto infografia

La música de cámara siempre es mucho más agradable y divertida cuando se trabaja en un ambiente relajado donde todos tengan algo que decir, y lo más importante, donde todos disfruten.


Y tú, ¿Consideras que el respeto entre los músicos es importante en la música de cámara?


Anímate y comenta tus opiniones sobre el post. Y si te ha gustado, ¡no dudes en compartirlo en las redes sociales! 🙂

2 thoughts on “El respeto en la música de cámara

  1. El respeto mutuo es la primera condición para que un conjunto de cámara funcione. Si no existe, es imposible trabajar. Y si alguien demuestra no respetar a los demás, o no ser digno de ser respetado, hay que librarse de el/ella lo antes posible.

    • Muchas gracias por tu comentario Carlos.

      Como bien dices, el respeto entre los miebros de un grupo es muy importante para que este funcione.

      En el momento en que alguien no se comporta de forma adecuada, creo que sería recomendable hablar con esa persona e intentar que sea más repetuoso con los compañeros.

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *