Música de cámara en los conciertos de alumnos

 

¿Qué os parecería incluir más música de cámara en los conciertos de alumnos?

Es mi propuesta e intención para este año. Sé que muchas veces es complicado abarcar más repertorio del estipulado durante el curso. Pero incentivar que nuestros alumnos toquen al menos un dúo, trío o cuarteto con sus compañeros me parece un gesto que podría motivarles mucho e incluso ayudarles en su estudio.

Dependiendo del sistema de enseñanza e incluso del instrumento que estén aprendiendo, hay niños que no tienen la oportunidad de tocar con compañeros hasta cursos avanzados. Por el camino puede haber alumnos que se sientan solos con su instrumento e incluso lleguen a perder la motivación. Por esa razón, incorporar una pequeña obra al trimestre donde puedan tocar con un compañero, puede ayudarles a vislumbrar un mundo lleno de posibilidades con su instrumento.

Es por eso que este año me he propuesto incluir más música de cámara en los conciertos de alumnos.

La pregunta que muchos de vosotros os haréis ahora es: ¿De qué manera?

Las opciones son muchísimas, pero tal y como os comentaba en el post sobre cómo integrar la música de cámara en las clases de instrumento a mí me gusta juntar a un alumno con el de la clase siguiente o hacer dúos con ellos durante las clases.

Esta forma de trabajar me brinda varias posibilidades de cara a preparar e incluir obras de música de cámara en los conciertos de alumnos.

Alumnos de clases seguidas

Por un lado me permite formar dúos y tríos con los alumnos de clases seguidas. Podemos preparar una obra para que toquen un dúo entre ellos. Pero si considero que necesitan un poco más de apoyo, me uno a ellos y ya tenemos un trío.

Las dificultades de las obras dependen del nivel que tengan los alumnos. En caso de que los niveles sean parecidos, puede optarse por dúos que van intercalando melodías y acompañamiento entre ellos o incluso dúos en forma de canon. Ambas opciones permiten trabajar el balance, diferencias de sonido y dinámicas entre partes de acompañamiento o melodías y la escucha para adaptarse al fraseo del compañero, entre otras cosas.

Por otro lado, puede ocurrir que los niveles sean dispares. Aunque a primera vista esto pueda parecer un problema, ambos alumnos pueden llegar a enriquecerse mucho de esta experiencia. Por un lado el alumno de más nivel siente empatía por el compañero y puede ayudar de forma activa a preparar la obra. De este modo aprende a liderar un trabajo en equipo, le ayuda a pensar en profundidad la forma en que pueden mejorar la obra y por lo tanto le ayuda a tener una escucha más activa de lo que está sonando. El alumno de menos nivel, siente un tremendo respeto por la oportunidad de tocar con otro más avanzado. Esto le ayuda a estar muy motivado y a querer hacerlo lo mejor posible. Esta predisposición por parte del alumno ayuda mucho para que dé sus primeros pasos tocando en grupo. Su altísima atención le ayuda a concentrarse en la escucha, y esto a su vez le hace ser más consciente del ritmo y la afinación.

Grupo de alumnos

Otra posibilidad para incluir más música de cámara en los conciertos de alumnos es agruparlos el día del concierto. Es una opción para que toquen juntos una obra que ya llevan un tiempo trabajando.

Esta opción en un principio resulta algo más arriesgada ya que contará con un sólo ensayo grupal antes del concierto.

A día de hoy el tiempo libre es un bien muy preciado. Por lo tanto es complicado poder juntar a varios alumnos a la vez fuera de su hora de instrumento. En este caso la preparación va a ser diferente. Será muy importante preparar bien la obra durante la clase. Para esto, es recomendable tocar las otras voces con el alumno. Así sabrá qué es lo que escuchará cuando estemos todos juntos. Primeramente es importante trabajar bien su parte y después comenzar a tocar las otras. Esto le ayudará a acostumbrarse a escuchar otros ritmos y melodías. De esa forma, irá reaccionando y afinando con cada una de las voces. En el momento en que le alumno esté familiarizado con todas las voces y tenga soltura tocando junto con cualquiera de ellas, estará preparado para poder tocar con el resto de compañeros aunque el ensayo sea corto. Ya que en realidad será como si ya hubiera ensayado varias veces con ellos.

Este tipo de trabajo le ayudará a ser consciente de la importancia de ir bien preparado a un ensayo de música de cámara o de orquesta en el futuro. Y de conocer cada una de las partes además de la suya propia.

 

¡Pero tengo muy buenas noticias! Existen numerosos recursos para incluir más música de cámara en los conciertos de alumnos haciendo este trabajo. Hay varios libros editados con dúos, tríos y cuartetos de diversos niveles. También hay mucho material online de personas que han hecho sus propios arreglos. Pero una muy buena opción es hacer tus propios arreglos para tus alumnos, porque podrás adaptarlos a su nivel.

 

 

Espero que te haya gustado mi propuesta de este curso y te animes a incluir más música de cámara en los conciertos de alumnos.

Si es algo que ya solías hacer o si te animas a intentarlo, ¡me encantaría conocer tu experiencia!


Y a tí, ¿Te gustaría incluir más música de cámara en los conciertos de alumnos?


Anímate y comenta tus opiniones sobre el post.

Y si te ha gustado, ¡no dudes en compartirlo en las redes sociales!

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada nueva entrada del blog, también puedes subscribirte por email.

O si prefieres recibir la Newsletter cada mes, envíame un email a través de la página de contacto.