Por qué hacer un curso de música de cámara

Curso de musica

Estamos de nuevo sumergidos en un nuevo y emocionante trimestre del curso. Es la recta final y todos estamos intentando dar lo mejor de cada uno. El horizonte se espera frenético, pero con un gran y esperado final: El verano.

Poco a poco hemos visto aparecer en los tablones de anuncios la publicidad de numerosos cursos de verano, todos ellos con gran profesorado.  Y comienzas a hacer la pregunta:

¿Y si hago un curso este verano?

Normalmente siempre buscamos un curso donde recibir clases individuales de intrumento con la idea de seguir recibiendo clases en vacaciones, explorando nuevas perspectivas del repertorio que hemos tocado o buscando los primeros consejos en obras nuevas, pero

 

¿Qué te parecería un curso de música de cámara?

 

Tienes un grupo de música de cámara, habéis estado trabajando durante el año y tenéis muchas ganas de seguir adelante con el grupo. Pero claro, llega el verano, cada uno hace planes durante sus vacaciones y puede ser muy complicado que os veais en dos o tres meses. Por eso, hacer un curso este verano puede acabar convirtiéndose en una gran idea.

¿Te gustaría saber por qué?


 

Aprender en un ambiente más relajado

Es verano y asistes a masterclases con muchas ganas de aprender. Pero una de las partes positivas de estos cursos es que no tienes que rendir cuentas ante nadie, aprendes por y para ti. Sin presión de exámenes, notas o audiciones. Esto ayuda a que la relación del grupo se haga más sólida en un ambiente más distendido. Podréis disfrutar de las clases por el mero placer de seguir aprendiendo juntos, ensayar tranquilamente entre clase y clase, aprovechar el tiempo libre para ver otras clases de otros grupos o por qué no, tomar una cerveza fresquita en una terraza al sol.


 

Disfrutar de una nueva experiencia como grupo

Y es que la música no sólo es estudiar y tocar, sino también vivir nuevas experiencias. Así que imagínate todo lo que podríais conseguir como grupo si esas nuevas experiencias las tenéis juntos. Será vuestra propia motivación la que os lleve a pasar unos días juntos en otra ciudad, rodeados de nuevos compañeros y conociendo a nuevos profesores. Serán unos días en los que estéis juntos casi las 24 horas del día entre clases, comidas o paseos turísticos. Unos días en los que juntos disfrutéis de la música y una nueva experiencia, que no sólo os hará crecer en lo personal, sino también como grupo.


 

Conocer nuevos profesores y puntos de vista

A lo largo del año tendemos a recibir clases de los mismos profesores, los cuales se convierten en una especie de padres que velan por nosotros musicalemente. Un seguimiento constante por su parte es algo muy importante ya que nos ayuda entre otras cosas a profundizar en las obras que trabajamos, a buscar ese sonido unificado como grupo y a crecer día a día. Pero una vez hemos hecho ese trabajo siempre es bueno conocer nuevos puntos de vista, es bueno que nos escuchen profesores que no nos concocen, saber qué opinan y descubrir sus ideas. Y cómo no, es una gran oportunidad para poder conocer a esos profesores a quienes admiramos y con quienes podemos compartir unos días en un curso durante el verano y aprender de forma tranquila y relajada.


 

Conocer a más músicos y ampliar tus contactos

El networking se está convirtiendo en algo esencial para la carrera de cualquier persona, y cómo no, en música no iba a ser diferente. Por eso los cursos de verano son una gran oportunidad para conocer personas con nuestras mismas inquietudes, para conocer a músicos que están ahí por la misma razón que tú, seguir aprendiendo y disfrutando de la música durante los meses de estío. Lo bueno de estos cursos es que acabas conociendo a gente de otras ciudades e incluso otros paises, a quienes de otra forma sería complicado llegar a conocer. Tendréis la ocasión de conocer a otros grupos de música de cámara, ver su forma de trabajar y aprender asistiendo también a sus clases.


 

Tener la oportunidad de tocar en un concierto

Lo bueno de la mayoría de cursos de verano es que suelen tener uno o varios conciertos durante los últimos días en los que los alumnos pueden participar. Ya estéis trabajando un nuevo repertorio, no tuvierais programado un concierto durante las vacaciones u os estéis preparando para un concierto o concurso inminente, siempre es una gran oportunidad poder rodar el repertorio delante de público. Por eso hacer un curso durante el verano puede ser una gran idea, ya que te permite optar a tocar en un concierto en el que el público estará formado entre otros por tus profesores y compañeros. Así que además de ganar la experiencia de tocar, podréis comentar con vuestros profesores vuestras opiniones tras el concierto. E incluso podréis grabar el concierto y tener un nuevo vídeo en vivo con una interpretación fresca, gracias al motivador ambiente de los cursos de verano.


 

Ampliar el currículo

Siempre es bueno poder añadir nuevas cosas en nuestro currículo. La experiencia de hacer un curso supone una buena carta de presentación para un grupo de cámara, porque muestra no sólo la riqueza musical que esto proporciona, sino también la predisposición de un grupo de seguir avanzando y creciendo juntos musicalmente. Además, poder reflejar en el currículo el hecho de haber recibido clases de música de cámara con grandes profesores, es muy bueno.


Curso de musica de camara


Probablemente leyendo las razones por las que te animo a que hagas un curso de música de cámara este verano con tu grupo, se te hayan ocurrido muchas más y estaría encantada de conocerlas.

Además espero que en cuanto acabes de leer, te entren ganas de llamar a tus compañeros y comenzar a buscar un curso para hacer juntos este verano. Porque como has podido ver, ¡Puede ser una gran idea!

Para ayudarte en la búsqueda, he hecho un pequeño listado en el que puedes encontrar la información de cursos enfocados hacia la música de cámara. ¡Espero que te sea de gran ayuda! Si conoces alguno más, me encantaría que dejaras un comentario para que pueda añadirlo.

 

Cursos de música de cámara

 

 

Airas Nunes – Aula de Cámara 3.0

8 – 13 Julio, Santiago de Compostela. Galicia.

* Ofrecen 3 becas a grupos de cámara

 

 

Curso Internacional de Música – Ayllón

16 – 25 Agosto, Ayllón. Castilla y León.

* Ofertas para hermanos y amigos.

 

 

XXXI Curso Internacional de Música – Llanes

18 – 31 Agosto, Llanes. Asturias.

* Sólo grupos de cuerda. Un premio para matrícula gratuita el curso que viene.

 


Y tú, ¿Por qué crees que hacer un curso de música de cámara en verano es una buena idea?


Anímate y deja tu comentario. Y si te ha gustado el post, no dudes en compartirlo en las redes sociales.

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada nueva entrada del blog, también puedes subscribirte por email.

O si prefieres recibir la Newsletter cada mes, envíame un email a través de la página de contacto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *